Hoy en día, medios y usuarios hablan y sitúan al Spam o al “correo basura” como uno de los problemas más graves y difíciles de solucionar vinculados a las nuevas tecnologías e Internet. Pero, ¿qué es el Spam? ¿Qué formas de Spam existen? ¿Cómo puedo evitarlo? ¿Cómo me protege la Agencia Española de Protección de Datos ante esta conducta?

Con la denominación Spam, nos referimos a todo tipo de comunicación no solicitada, realizada, normalmente, por vía electrónica con el fin de ofertar, comercializar o tratar de despertar el interés en torno a un producto, servicio o empresa, cobrando especial gravedad cuando se realiza de forma masiva.

El envío de mensajes comerciales sin consentimiento previo por parte del receptor está prohibido por la legislación española, tanto por la Ley de Servicios de la Sociedad como por la Ley Orgánica de Protección de Datos, al tratar información de carácter personal. El bajo coste y la velocidad de los envíos por medio de SMS o correo electrónico, la posibilidad de anonimato y el gran volumen que pueden alcanzar los mismos, han conducido al abuso de esta práctica.

Aunque la más conocida sea el correo electrónico, existen múltiples formas de SPAM, entre las que podemos señalar: pops ups, phising, hoax o publicidad no deseada vía móvil, fax o llamadas telefónicas sin intervención humana.

Las ventanas emergentes o pops ups son mensajes en forma de ventana de diálogo que aparecen, sin solicitud previa, al conectarnos a Internet y cuyo contenido suele ser de carácter publicitario. Por su parte, el phising es una técnica engañosa de recogida de datos que hace creer al visitante que se encuentra en una página original mediante la duplicación de la página web y el posterior envío de correos SPAM para que se acceda a la página ilícita, con el fin de recoger datos de carácter privado como, por ejemplo, la contraseña personal de acceso a tu cuenta en el banco.  Por otro lado, el hoax aparece en forma de email que nos advierte sobre un virus, nos regala la fórmula para conseguir millones de euros o nos anima a continuar cadenas de suerte, persiguiendo acumular direcciones de correo electrónico de forma ilimitada o saturar los servidores.

El spam en el móvil y las comunicaciones comerciales no solicitadas a través del fax o llamadas telefónicas sin intervención humana también son motivo de infracción para la Agencia Española de Protección de Datos, siendo objeto de las mismas sanciones que la materia legislativa establece para el Spam.

Si os interesa conocer más acerca del Spam, saber cómo vulnera vuestros derechos, de qué manera podéis evitarlo y cómo nos protege la AEPD frente a esta práctica generalizada, os lo contamos en nuestro portal de noticias la próxima semana.

 

Dpto. Comunicación

RB Soluciones

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This