En los últimos días, algunas oficinas en Madrid han realizado controles de acceso sobre el estado de salud de sus visitas a través de cuestionarios con preguntas como: ¿Tiene fiebre? ¿Tiene tos? ¿Ha visitado en Italia o China recientemente?

Obtener datos de salud para un control de accesos podría suponer una vulneración del Principio de Proporcionalidad y de Minimización de Datos ya que, el hecho de conseguir el consentimiento, en este caso de las visitas, no implica que el tratamiento sea legal, porque debe cumplir con el resto de principios.

Sería legal que se realicen protocolos de actuación para estos casos, pero sin llegar a obtener ese tipo de información. Es decir, que se dicten medidas preventivas, como, por ejemplo, “Si presentas síntomas que indiquen que puedas estar afectado por el Coronavirus, por favor, no acudas a reuniones”.

Por otro lado, nos topamos con que un personal, generalmente, administrativo, accede a datos de salud que no son necesarios para cumplir con sus funciones habituales. Dichas funciones corresponderían a un Técnico de Prevención de Riesgos Laborales, si se pudiesen encajar éstas dentro de las posibles de un servicio de prevención.

Este tipo de medidas, crean incertidumbre y ponen a las entidades en riesgo, no solo por el Coronavirus, sino por incumplir la normativa.

Dpto. Comunicación

RB Soluciones

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This