Los wearables o, traducidos al español, “usados como prendas de vestir” son aparatos tecnológicos que, tomando la forma de gafas, relojes o pulseras, complementan las funciones de los Smartphones. Esta nueva realidad, que parece sacada de alguna que otra película futurista, es una tendencia en auge actualmente que nos permite registrar y controlar contactos telefónicos, geolocalizaciones, mensajes e, incluso, datos biométricos como las pulsaciones, a través de accesorios a la moda.

Existe una amplia gama de proyectos desarrollados para los amantes de los wearables, como el collar bluetooth que, conectado al teléfono móvil, puede cambiar de color o advertir acerca de las variaciones del ritmo cardiaco del usuario o los relojes inteligentes que pueden controlar todas tus llamadas y correos. Para los más cuidadosos, la iWallet o cartera inteligente cuenta con un lector de huella dactilar que sirve para dar acceso exclusivamente al propietario, mientras que la LG Lifeband aparece como una cómoda pulsera para los deportistas que deseen controlar su ritmo cardiaco y las calorías quemadas, mientras acceden a los datos de su teléfono móvil o gradúan el volumen de la música.

Pero, sin duda, de entre todos los wearables, el mayor éxito lo acaparan las Google glasses, las gafas de Google que se controlan mediante comandos de voz y que permiten tomar fotos y realizar videollamadas mediante la superposición de una pantalla de información en la visión habitual del usuario.

El debate sobre estos accesorios inteligentes radica en la necesaria privacidad con la que debe contar todo ciudadano y que, sin embargo, debido a los últimos avances tecnológicos, se ve coartada, cada vez, en mayor medida. La existencia de un gran número de actividades que realizamos con el deseo de que sean conservadas en el ámbito de lo personal colisiona con la existencia de herramientas tecnológicas a las que podemos dar un mal uso debido a nuestro desconocimiento, al no entender su funcionamiento o no ser conscientes de los riesgos que conllevan.

Por otro lado, este tipo de realidades apunta a una necesaria revisión de la actual normativa de protección de datos personales, cuya creación es muy anterior al presente boom tecnológico que, diariamente, está arrojando nuevos retos para la debida preservación de la intimidad y la protección de los datos de los ciudadanos.

 

Dpto. Comunicación

RB Soluciones

Uso de cookies

RB Soluciones ® utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This