Como ya sabéis, la Ley Orgánica de Protección de Datos no regula el tratamiento de las imágenes de personas cuando éstas se encuentran llevando a cabo actividades personales o domésticas, así como actos sociales. Sin embargo, la LOPD sí dispondrá la materia reguladora de aquellas videocámaras que se instalen con el objetivo de procurar la seguridad del hogar, sobre todo, de aquellas que se encuentren en zonas comunes de comunidades de vecinos o urbanizaciones privadas.

Cuando son los propietarios de las viviendas de una urbanización o la propia comunidad de vecinos los que instalan las cámaras, es obligatorio que todo ello esté coordinado por una empresa de seguridad privada autorizada para este tipo de servicios, según lo que establece la Ley de Seguridad Privada. Como ya hemos visto en post anteriores, la comunidad de vecinos se convertirá entonces en la responsable del fichero y tendrá que tener especial cuidado con lo que dispone la LOPD en materia de videovigilancia. No obstante, resulta altamente necesario establecer un contrato con la empresa de seguridad, ya que si accede a las imágenes o utiliza los equipos pasará a ostentar la condición de encargado del tratamiento.

Además, en este entorno, debe tenerse muy en cuenta el derecho a la información de las personas que, en el caso de poder ser grabadas, tienen que ser avisadas mediante una señal que indique la existencia de una zona videovigilada junto con el responsable del fichero.  La señal debe colocarse identificando la zona videovigilada de manera que no se produzca el acceso de las personas sujetas a la videovigilancia sin que tengan la oportunidad de conocer la existencia de videocámaras. En lugares con distintos accesos debe colocarse un cartel informativo en cada uno de ellos, garantizando que siempre que alguien entre, quede informado de ello.

Por otro lado, en este contexto de instalación de sistemas de videovigilancia en comunidades de propietarios, han existido casos de grabación de imágenes de la vía pública aunque esto no fuese el fin primero de la instalación.  La captación de imágenes de la vía pública por motivos de seguridad queda reservada para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad según la LOPD, sin embargo, en ocasiones excepcionales, la instalación de un sistema de videovigilancia privada puede captar parcialmente imágenes de la vía pública. En estos casos, no debe existir una medida alternativa y el foco principal de captación debe ser la zona privada, siendo la captación de imágenes de la vía pública la mínima posible.

Por último, para terminar de apuntar lo que debes saber sobre la LOPD y la videovigilancia en comunidades de vecinos, cabe destacar que el uso de un videoportero está enmarcado en el ámbito doméstico, por lo que no está regulado por la LOPD siempre que se use con los fines y objetivos que les son propios.

Si después de leer nuestros artículos sobre la LOPD y la videovigilancia aún sigues con dudas, desde RB Soluciones te animamos a conocer nuestros servicios de asesoramiento y a seguir de cerca todas las novedades de nuestro portal de noticias.

 

 

Lucía Calviño Montes

Resp. Dpto. Comunicación

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This