Hace unos días, hablábamos en nuestro portal acerca de los servicios de cloud computing y de las complicaciones para la protección de los datos personales que podían surgir a partir de un mal uso de este sistema. En esta ocasión, queremos analizar las singularidades que presenta el cloud computing para las Administraciones Públicas.

La sensibilidad de los datos que manejan este tipo de instituciones obliga a un estudio pormenorizado de las diferentes situaciones que podrían darse en este contexto con el fin minimizar el peligro para la seguridad e intimidad de los ciudadanos.

En primer lugar, es fundamental analizar los riesgos a los que se someterían los datos personales que se van a tratar en la posible migración de la información al marco de los servicios cloud. La sensibilidad de los datos y el nivel de amenaza deben marcar si el almacenamiento en la nube es la mejor opción para la gestión de estos datos o si, por el contrario, no es conveniente.

De seguir adelante con el uso de este tipo de servicios, deberá garantizarse un alto nivel de protección, por lo que será imprescindible que la salvaguarda de la información personal esté atendida por profesionales. Las técnicas de cifrado, la planificación de la gestión de las incidencias de seguridad y la realización de copias de seguridad que garanticen la disponibilidad y la integridad de la información cedida son aspectos fundamentales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la mayor parte de los servicios de cloud computing tratan los datos personales fuera del territorio nacional, aspecto que debe cuidar la Administración Pública, ya que las autoridades competentes de estos países podrían solicitar acceder a esta información. Por ello, es fundamental establecer con el prestador de servicios de cloud si esta circunstancia podría darse en el país donde se van a tratar los datos, si existe la obligación de informar al respecto según la normativa del país en cuestión y las alternativas por las que se podría optar dado el caso.

Por su parte, la Agencia Española de Protección de Datos advierte que “los documentos que se pongan al servicio de los ciudadanos o las Administraciones Públicas deben ser visualizables, accesibles y funcionalmente operables en condiciones que permitan satisfacer el principio de neutralidad tecnológica y eviten la discriminación a los ciudadanos por razón de su elección tecnológica”.

Para que todos disfrutemos de las ventajas del cloud computing sin sentir que ponemos en riesgo nuestra privacidad, es necesario que las Administraciones Públicas sean conscientes de las bondades y riesgos que nos ofrece este sistema y sirvan de ejemplo en el buen uso de las nuevas tecnologías para el resto de la ciudadanía.  Si nosotros lo hacemos, ellos también: ¡Protejan nuestros datos!

 

Lucía Calviño

Resp. Dpto. Comunicación

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This